Volver al Inicio

Third slide

Por el Centro de Estudios Juan Domingo Perón

EL PERONISMO, CUBA Y LAS ENSEÑANZAS DE LA HISTORIA

Foto del Autor
Por Centro de estudios y de investigaciones históricas “JUAN DOMINGO PERON”

“Se convirtió en objetivo de la política norteamericana en el orden político inmediato destruir el gobierno existente en la Argentina (refiriéndose al peronismo)….. Argentina fue bloqueada totalmente no sólo por Estados Unidos y romper ese bloqueo, con el instrumento de los Tratados bilaterales, fue una de las empresas más meritorias de aquel proceso”

(Arturo Jauretche, extraído de POLÍTICA ECONOMICA, año 1977).

 “No hay mejor respuesta latinoamericana para este bloqueo que los acuerdos de la República Argentina con CubaDeseo reiterarle una vez más lo mucho que valoramos los cubanos el gesto argentino de reanudar las relaciones diplomáticas y económicas con nuestro país. Lo primero significó una prueba verdadera de independencia y soberanía política y un acto elementalmente justo. Lo segundo, unido a los créditos para la adquisición de equipos de producción argentina, un paso inteligente en lo económico y valeroso en lo político frente al imperialismo que con brutal saña se empeña inútilmente en estrangular el desarrollo de Cuba. Sabemos muy bien que Ud. y el pueblo argentino, condenaron siempre semejante crimen”. Con estas palabras el líder de la revolución cubana Fidel Castro en carta fechada en La Habana en el mes de febrero de 1974, retribuía al Gral. Perón dos hechos históricos deliberadamente ocultados por la intelligentzia “progre”, por la prensa vacua y mercenaria y por gran parte de los que se dicen y se asumen peronistas: el primero, la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba interrumpidas durante más de una década por imposición de Estados Unidos en el año 1962 siendo presidente Arturo Frondizi; y el segundo, la grieta abierta por nuestro país –el único en el continente- al bloqueo impuesto por el imperialismo al pueblo cubano, por medio de un acuerdo comercial bilateral de 200 millones de U$S que podía ser ampliado a 1.200 millones, y con los cuales se exportarían a Cuba automotores y equipos para su desarrollo económico.

La referencia a este hecho  histórico que, constituye parte de la impronta de la política exterior del Peronismo –sustentada en los principios de soberanía nacional, no intervención y de autodeterminación de los pueblos- adquiere particular importancia en este momento que, tras más de sesenta años de bloqueo y de asfixia económica, comercial y financiera al pueblo cubano –con el consabido objetivo de provocar con la anarquía el restablecimiento de una democracia dócil a los designios de Estados Unidos- arrecia con fuerza criminal en plena pandemia una campaña mediática de desestabilización política, haciendo creer al mundo que el pueblo cubano aspira al restablecimiento de la libertad y de la democracia de Fulgencio Batista, esto es, aquella dictadura que hizo de Cuba una colonia-burdel de Estados Unidos (magistralmente descripta hacia los 60 por Wright Mills en su ESCUCHA YANQUI), la que en definitiva daría curso a la revolución armada con la cual la cual el pueblo cubano a través del Movimiento 26 de Julio liderado por Fidel Castro, liberó a Cuba del imperialismo y de la corrupta oligarquía cubana.

En cuanto a la política intervencionista en Cuba – la que incluye entre sus antecedentes históricos la Enmienda Platt, la mutilación de parte de su territorio (la base militar de Guantánamo), la frustrada invasión de Bahía de Los Cochinos de 1962 y la ley Helms-Burton- no es la única, y la han sufrido en el pasado otros países del continente, tales como la intervención de la CIA en el derrocamiento del gobierno de Jacobo Arbens en Guatemala, las intervenciones militares a Panamá, República Dominicana y Granada, el apoyo armando y con financiamiento a los “contra” para neutralizar el triunfo del FSLN en Nicaragua, la intervención del Dpto. de Estado en el sangriento golpe militar que derrocó a Salvador Allende en Chile y por fin, el bloqueo económico y comercial que sufrió nuestro país durante el primer gobierno del Gral. Perón. Hacia el año 1951, desde sus publicaciones bajo el seudónimo de Descarte, sostenía el Gral. Perón refiriéndose a funcionarios del Dpto. de Estado: “…mienten descaradamente, cuando pretenden tergiversar la clara posición argentina, que ha resistido su bloqueo, su presión, su sabotaje y su difamación sistemática”. Hacia los 60, denunciaba Arturo Jauretche: “se convirtió en objetivo de la política norteamericana, en el orden político, destruir al gobierno existente en la Argentina… Recordemos esto, sobre todo a la gente de izquierda que se indigna por el bloqueo a Cuba. Argentina (siendo gobierno Juan Perón) fue bloqueada totalmente… por los Estados Unidos”. En el mismo sentido expresaría John Willam Cooke: “el Gral. Perón inició una etapa antiimperialista práctica, con una política de nacionalizaciones que le valió el bloqueo económico de los Estados Unidos”. Y por fin, fueron los propios Estados Unidos a través del Dpto. de Estado el que admitió hacia el año 1982 las razones del bloqueo económico y comercial que impuso al primer gobierno del Gral. Perón: “esta (la Tercera Posición) no es una posición de neutralidad pasiva, ya que el peronismo busca agresivamente alinear a la América Latina bajo su liderazgo. Por otra parte dada la limitada influencia que tiene la Unión Soviética en la región, esa política atenta concretamente contra los intereses norteamericanos”(diario Clarín, edición del 05/02/84).

Ahora bien, ya hacia el año 1946 y tras producirse el triunfo electoral del 24 de febrero, el Gral. Perón –desafiando las fronteras ideológicas impuestas por Estados Unidos- restableció relaciones diplomáticas con la URSS y mediante acuerdos comerciales con países del bloque socialista y otros de la Europa occidental, pudo sortear el bloqueo impuesto por Estados Unidos a nuestro país. Muchos años después, en setiembre de 1973 y durante su tercer mandato constitucional el Gral. Perón, incorporaba a nuestro país al Movimiento de Países No Alineados, en la IV Conferencia de Argel (Argelia). Esto dicho para los “macartistas” tipo Pichetto y para la intelligentzia “progre” que, insidiosamente ocultan y/o desvirtúan la proyección revolucionaria que tuvo el Gral. Perón en materia de política exterior, antes y después de su primer gobierno.

No podemos olvidar que, tras muchos años de gobiernos argentinos cipayos que, acompañaron a Estados Unidos en su política exterior de aislar a Cuba del resto del continente, hacia el año 2003 y tras su triunfo electoral, Nestor Kirchner, retomando la mejor tradición histórica del Peronismo en materia de política internacional abogó e hizo posible la incorporación de Cuba al proceso de integración latinoamericana y del Caribe, cruzada de la cual fueron parte Hugo Chavez Frías, Inacio “Lula” Da Silva, Rafael Correa y José “Pepe” Mujica, y cuya impronta de integración emancipadora fue virtualmente diezmada por las políticas neoliberales de los gobiernos cipayos que, en su mayoría hoy gobiernan los países de América Latina.

Lo importante es que, Estados Unidos ha perdido todo apoyo político en gran parte  y sobre todo en el otrora Tercer Mundo y que, ha sido y es tal su desprestigio que en la reciente votación de la Asamblea Gral. de la ONU por vigésima novena vez, 184 Estados (con el voto negativo de Estados Unidos e Israel) rechazaron y exigieron el fin del bloqueo con el cual se asfixia a la economía nacional y que, constituye la causa real del déficit energético y del desabastecimiento de alimentos y medicamentos que hoy agobia al noble pueblo cubano. Pero, más allá de la hipocresía del imperialismo y de sus lacayos en el continente, lo importante es que, el pueblo cubano sigue fiel y leal a su revolución y que, los argentinos, siguiendo el ejemplo del Gral. Perón, tenemos la obligación patriótica de brindar al pueblo cubano toda nuestra solidaridad y nuestro apoyo material, porque su revolución ha estado y está en la senda de la liberación y de la  justicia social que, constituyen el basamento político e ideológico del Peronismo.-

CORRIENTES, 18 de julio de 2021

Hector O. Castillo

Norberto S. Soto 

Ramón A. Salazar Peleato

Ramón A. Gomez                                

Juan M. Roldan

Fecha: julio 22, 2021