Volver al Inicio

Third slide

Los candidatos del Frente de Todos

Fabian Ríos gobernador. Canteros intendente de la Capital

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar

Finalmente, y tal vez un poco tarde, el Frente de Todos da a conocer sus candidatos. La emergencia política de un Partido Justicialista intervenido en el medio de una pandemia y sin posibilidad de normalizar institucionalmente el espacio, llevó a la necesidad de que sea el Interventor partidario el encargado de señalar los nombres de quienes han de representar a la principal fuerza política de oposición en la provincia de Corrientes. 

El panorama sería diferente si se hubiese llegado a esta instancia luego de un proceso interno, aunque nada garantiza que eso culmine en unidad porque experiencias anteriores así lo demostraron. Ahora con los candidatos en la calle, veremos si la corta actividad temporal del Interventor da sus frutos en la próxima elección.

Fabián Ríos como candidato a Gobernador, más allá de lo errores que pudo haber tenido en el pasado y sobre los que se hizo la autocrítica, es un Peronista que sin lugar a dudas cuando lo miramos reconocemos a un compañero, un cuadro político y técnico, con mucha responsabilidad social y compromiso con los derechos humanos. Manifestó muchas veces que no quería ser candidato, diferentes sectores partidarios y extrapartidarios fueron a buscarlo. Siempre fue crítico de la gestión del Pacto Conservador gobernante y seguramente garantiza el voto Peronista, eso no es poco. Más allá de que todos los que lo conocen hablan bien de su capacidad de gestión, su gobierno en la Capital fue muy bueno, lo que es convocante para el elector independiente, que ve en el oficialismo cero autocritica, bolsones de corrupción y una soberbia implacable.

Gustavo Canteros es otra cosa, tal vez muchos compañeros en una primera instancia se sientan desilusionados porque se trata de un político que abandonó las filas del Partido para constituir su propio espacio y compartió el poder con el conservadorismo radical llegando a ser  el actual vice gobernador de la provincia.

Ahora bien, en la coyuntura nacional, la propia Cristina con una actitud de generosidad política convocó a viejos adversarios, a compañeros que habían abandonado el barco para intentar un proyecto diferente frente a la alternativa que Macri siguiera. Las comparaciones pueden parecer ridículas, el Interventor no es Cristina, ni Canteros es Alberto Fernández, solo se trata de imitar el ejemplo. Ya el ex Interventor Sotelo había visitado a Canteros en su despacho, tal vez era la primera señal y muchos no la interpretaron. Zabaleta llegó y una de las primeras cosas que hizo fue entablar diálogo con el vice gobernador, tal vez la estrategia venga fijada de más arriba.

En el amañado y hasta grotesco sistema electoral que rige en la provincia, nos encontraremos en el cuarto oscuro con más de 50 boletas electorales (algo así como 25 por Frente, el vicegobernador aporta 12, el mismo número abandonan el pacto gobernante). Desconocemos cuántos votos representan estos sellos partidarios, pero son parte del perverso sistema electoral y finalmente terminan sumando. A los peronistas seguramente nos va a costar digerir el bocado, pensemos que peor es la continuidad.

Sabemos que no se puede conformar a todos, la militancia Peronista no es precisamente conformista, está en su ADN la rebeldía y la ambición revolucionaria, para lo cual Perón nos nutrió de conceptos breves pero sustanciosos cuando nos dijera que todos tenemos “el bastón de mariscal en la mochila” o que “marchamos con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los mismos”. Pero también el propio líder nos dijo que “para un peronista no debe haber nada mejor que otro peronista”. Que las decisiones estratégicas tomadas por quien conduce pueden ser cuestionables y hasta desagradables, pero que deben ser acatadas hasta por el último militante, es garantía de supervivencia así comprenderlo y ejecutarlo. Suponemos que las decisiones tomadas han sido consultadas con la conducción nacional (Cristina y Alberto) y consensuadas con los referentes de los principales espacios internos. 

Nuestros candidatos ya puestos en tarea, en el corto tiempo que queda hasta el día de las elecciones deben primero proteger el terreno propio, movilizar las bases Peronistas y renovar la mística.  Si se tiene un cimento sólido de apoyo en los afiliados partidarios, en los movimientos sociales o en algunos barrios populares hay que resguaradar esa base, luego hay que tratar de conseguir otros votos. Es también más fácil incrementar el porcentaje de votos en un entorno favorable que obtener el mismo número de votos en un entorno hostil. No hay que dar por sentado el voto de los sectores más próximos.

Se debe convocar rápidamente a las organizaciones existentes y con las cuales se comparte ideas, mensajes y propuestas como los sindicatos, los centros vecinales, el colectivo femenino, las organizaciones de Derechos Humanos, las ambientales, contra el plan costero y trabajar con quienes compartan los puntos de vista del espacio para interactuar compartiendo experiencias y medios.

Nuestros candidatos deben hablar a la gente utilizando todos los canales comunicacionales posibles, desde anuncios televisivos creativos a videos o mensajes grabados para las redes, donde los representantes del Frente se expresen porque el pueblo quiere verlos y oírlos. Está claro que es imposible generar lo que no existe en tan poco tiempo, pero aun así los votantes necesitan hacerse una idea de ellos. El oficialismo tiene un solo candidato que es “el Gobernador”, trabajan solo sobre él, los demás es posible no sean ofrecidos a la consideración popular.

Los pesimistas, aquellos no dispuestos a jugar hasta el último minuto, hay que dejarlos de lado porque no hay posibilidad de trabajar una campaña pensando en la derrota.

Hay que empezar pronto porque se tiene poco tiempo para hacer y analizar encuestas, estudiar a los adversarios y sus probables movimientos en profundidad, diseñar y discutir varias estrategias posibles, elegir los mejores especialistas para trabajar en la campaña y preparar psicológicamente al candidato. La trampa electoral del gobierno, votar pronto en medio de la pandemia, no se denunció adecuadamente cuando debió hacerse, pero el error puede ser subsanado, pensando en positivo. Cuando se empieza tarde, no se tienen que hacer menos cosas, sencillamente se tiene menos tiempo para hacerlas.

Con los candidatos puestos, asumimos la realidad y repetimos que tal vez a muchos no nos gusten algunos de los nombres de la grilla, que veamos injusticias, repeticiones, inmerecimientos. No por ello vamos a dejar de ser Peronistas y en la circunstancia sabemos, como en otras oportunidades, que cualquier compañero es mejor que el enemigo. Análisis que no debe ser desde lo personal sino desde lo político, desde las políticas públicas a implementar.

No se tiene por qué amar al candidato, con respetarlo ya alcanza.

Fecha: julio 10, 2021