Volver al Inicio

Third slide

LA TORMENTA PERFECTA

DEUDICIDIO

Foto del Autor
Por Mario Serrichio
(Lic. en Comercio Exterior)

No perdamos más tiempo en discutir nimiedades, cosas intrascendentes o incluso errores de personas o instituciones que no nos llevan a ninguna parte y terminamos en la simplificación del “ah, pero fulano/a…..”. No existen instituciones perfectas, no existen partidos políticos perfectos, simplemente porque no existen seres humanos perfectos. Pero así y todo elegimos pertenecer a alguna institución o algún partido político, analizando y haciendo un balance sobre a quién ayudamos y/o a quien defendemos.

Creo que hay que discutir cuestiones de fondo.  Estoy convencido que una cuestión de fondo es el tema de la deuda, es CENTRAL. Nadie va a golpearte la puerta para cobrarte la deuda externa que tomó algún gobierno irresponsable.  Entonces tenemos la sensación de que no la pagamos nosotros, la paga “otro” (que no sabemos bien quien es) y hasta alguno podrá decir la paga otro gobierno.  Esta simplificación la hago para que la entienda la mayor cantidad de personas posible.  En realidad las deudas la toman unos pocos y la pagamos entre todos. La pagamos no solo con dinero, les puedo asegurar (y trataré de explicar más adelante) sino también con sub-desarrollo, estancamiento, pobreza, postergación. 

La deuda externa, que después genera deuda interna, funciona de la siguiente manera (trataré de hacer una simplificación):

Como ni el BCRA, ni el Estado, pueden emitir dólares, queda más que claro que los US$ que se disponen son finitos.  Por lo tanto, el BCRA debe destinar esos dólares en base a prioridades.  Esas prioridades pueden ser: le doy esos dólares a un importador de insumos que se utilizan para fabricar productos o le doy a un importador de productos terminados;  le doy dólares a un importador de autos o le doy a la industria automotriz; le doy dólares a una persona que necesita operarse en el exterior o le doy dólares a una persona que tiene capacidad de ahorro y quiere hacerlo en dólares.   Cada dólar que se destina al pago de deuda externa, NO se destina a la compra, por parte de importadores, de máquinas, equipos, insumos, tecnología que seguramente dará trabajo, calidad de vida e incluso (muy probablemente) producirá un producto exportable, que a su vez generará más dólares para el país, completando asi, un circulo virtuoso.

Podríamos decir que los dólares generados se destinan a los importadores de bienes y servicios y con el resto se pagan los compromisos internacionales, pero en la realidad, PRIMERO se pagan los compromisos externos y lo que sobra se destina a los importadores de todo tipo de productos y servicios.  Alguien conoce alguna forma más sutíl y eficiente de condicionar el desarrollo de un país??

Si a todo esto le sumas un crecimiento de deuda descomunal sin una sola obra pública de envergadura que lo justifique, tenés una estafa que la vamos a pagar silenciosamente por generaciones.

El famoso empréstito de Bahring Brothers al país durante la presidencia de Bernardino Rivadavia se terminó de pagar en el gobierno de Perón unos 120 años después de otorgado.  Es justo decir que fue a parar a obras de infraestructura necesarias para un país naciente, aunque una parte fue a los bolsillos de gestores de “buena voluntad” que nunca faltan.  No es casualidad que el primer préstamo al FMI lo pidió el gobierno de facto de Aramburu. Imaginemos cuándo terminaremos de pagar el monstruoso endeudamiento que nos dejó el Macrismo, en tiempo record (2 años), sin haber hecho una sola obra pública de las mismas proporciones.  Si por lo menos hubieran dejado en reserva en el BCRA….Vale recordar que se nos decía que el dinero girado por el FMI, sería utilizado como testimonial, solo para desalentar una corrida bancaria.

Hilando un poco más fino, deberíamos preguntarnos por qué el liberalismo macrista tomó semejante deuda.  Te podrán dar cientos de motivos técnicos, pero la realidad es que desfinanciaron irresponsablemente al estado, y en lugar de hacer el “ajuste” que a ellos taaaaanto les gusta, expandieron el déficit fiscal (están repletos de contradicciones).  El mejor equipo económico de los últimos 50 años no tuvo mejor idea que financiarlo con endeudamiento externo y con un bono a 100 AÑOS, entre otras cosas, y permitiendo al mismo tiempo a los exportadores ingresar las divisas cuando les pareciera conveniente.  LA TORMENTA PERFECTA.

Tanta torpeza junta no puede ni debe ser considerada un simple error de cálculo.  Es un plan sistemático ideado y organizado por poderes reales supranacionales para mantenernos como país sub-desarrollado y llevado a la práctica por un grupo de traidores financiados por esos mismos intereses.-

Fecha: septiembre 23, 2021