Volver a la tapa

SOBERANÍA UN PAÍS FRACCIONADO, LA GRAN DEUDA NACIONAL

Foto del Autor
Por Héctor Waldemar Fernández Fino*
Logo

¿QUÉ SIGNIFICA SOBERANÍA NACIONAL?

Se habla de soberanía en prácticamente todos los espectros del accionar del estado, por ejemplo, la soberanía nacional es la autoridad que ejerce una nación ante los ciudadanos que la conforman y ante otras naciones, otra define como el poder del pueblo transferida a los poderes de la nación. Se puede decir que estas son solos instrumentos para el manejo de ella. Soberanía tiene muchas más acepciones, se podría arriesgar una, que abarque a muchas de ellas “la autodeterminacion de los pueblos”. La duda que ello plantea es si “la autodeterminacion de los pueblos”, es realmente reflejada por los representantes del pueblo, en nuestro país. Para nada, muchos gobiernos no representan este mandato del pueblo.

La autodeterminacion de los pueblos, es una frase que contiene al quehacer soberano, dentro de ella se encuentra englobada toda la razón del estado libre, es por eso que en lo particular hablamos de territorio, soberanía territorial, soberanía sconómica, política, espacial, elimentaria, educativa y de todos los hechos que confluyen hacia la independencia nacional. De eso se trata cuando hablamos de soberanía.

¿POR QUÉ ES LA GRAN DEUDA NACIONAL?

Nuestra historia esta signada de rumbos antagónicos desde nuestros orígenes independentistas. Antes de 1810, en los albores de la Patria ya se disputaban los imperios el dominio de nuestros territorios, a la vista está que luego de más de 200 años, solo hemos cambiado de colonizadores, españoles por ingleses, lo cual hoy tiene plena vigencia. Allí comienzan nuestro derrotero político cíclicamente antagónico, por momentos pronacionalistas y por otros proimperialistas.

La primera soberanía que perdimos fue la económica en 1824, con el crédito tomado por Rivadavia a Inglaterra (recién se terminó de pagar el 9 de julio de 1947, fue cuando Juan domingo Perón declara la independencia económica).

Luego en 1833, la territorial, con la usurpación de Malvinas, hecho que ocurre luego de firmar el 2 de febrero de 1825 el Tratado de Amistad, Libre Comercio y Navegación con el Reino Unido de Gran Bretaña, donde Gran Bretaña reconoció la independencia de nuestro país. En 1982, una vez finalizada la Guerra de Malvinas, la pérdida de soberanía fue aún mayor, ya que hasta ese momento en el Atlántico había usurpados 12 mil km2 y hoy hay más de 1.600.000 km.

La lista es muy larga, enumerarla sería muy extenso, abarcaría más de un capítulo y no es la intención, para muestra basta un botón. Siempre se escucha decir que los imperios no duermen, lo cual es absolutamente cierto, pero veamos:

¿QUÉ HERRAMIENTAS UTILIZAN ESTOS PAÍSES PARA LA DOMINACIÓN?

Son varias, una de las más utilizada es la fragmentación, la división en todos los niveles nacionales, fundamentalmente en territorial, social y cultural. Cuando los estados son pequeños y divididos socioculturalmente son más fáciles de dominar. Nuestro país es inmenso territorialmente con una superficie de más de 12 millones de km cuadrados, y para ello además necesitan parcelarnos, y lo vienen haciendo.

¿CÓMO ESTÁN FRACCIONANDO TERRITORIALMENTE A NUESTRO PAÍS?

Deconstruyendo la mirada hacia el mar, arrinconándonos al continente y cortando las vías de comunicación para nuestro país bicontinental. Nuestro país es bicontinental, se estima que el total de las jurisdicciones Argentinas -continentales, insulares del Atlántico Suroccidental y el Sector Antártico Argentino, con sus mares adyacentes y espacios aéreos correspondientes-, es de 12.307.000 km², sumada la plataforma continental, (1.782.000 kilómetros 2). De las cuales 3.770.000 km² son terrestres y 8.537.000 km² son marítimas. Como vemos la mayor superficie es marítima, pero históricamente la mirada está puesta en el continente. Sin embargo, no todo el límite exterior de la plataforma continental fue aprobado por la CLPC en 2017, reconociendo la existencia de la disputa de soberanía con Reino Unido en las islas Malvinas y Georgias y Sandwich del Sur acorde a las resoluciones de las Naciones Unidas (COPLA, 2017). De esta manera, la presencia británica en los archipiélagos del Atlántico Suroccidental y sus espacios marítimos circundantes, como así también las disposiciones del Tratado Antártico, impiden el pleno ejercicio de la soberanía argentina en todos sus espacios marítimos. Solo alcanza el 22,6% del total, que es igual a 1.921.000 de los 8,5 millones de km2. Esto ocurre en el mar, nos alejan física y culturalmente, pero no lo es todo, también dividen al continente, nos sectorizan, y para ello utilizan básicamente dos elementos, por un lado, seccionando las vías navegables, Paraná, Magdalena, Atlantico, Ushuaia y Antártida, y por otro parte, dividiéndonos a la altura del paralelo 42, ambos en conjunto forman un complejo sistema geoestratégico. –

Continúa en el próximo número.

(*)Ex. Soldado Combatiente de Malvinas

Fundación Soberanía y Memoria.