Volver a la tapa

SOBERANÍA – UN PAÍS FRACCIONADO, LA GRAN DEUDA NACIONAL

TERCERA PARTE

Foto del Autor
Por Héctor Waldemar Fernández Fino*
Logo

SOBERANÍA, EL CONTROL DEL TERRITORIO

Como vimos en el capítulo anterior, sin control pleno de la soberanía de las vías navegables no tenemos un futuro nacional independiente. (A ningún norteamericano se le ocurriría delegar la soberanía del Río Misisipi, arteria principal integradora del territorio estadounidense). Antes era una urgencia la recuperación plena de la soberanía de las vías navegables, hoy es una emergencia tratar este problema y para resolverlo el tratamiento debe contener: La concreción del Canal de Magdalena, los nuevos Puertos de Río Grande y Ushuaia, mantenimiento y mejora de los puertos patagónicos y el mejoramiento y la ampliación de la base Petrel, en la Antártida que incluye la construcción de la nueva pista de aterrizaje, como medida inicial. El ejercicio de la soberanía no debe ser un mero hecho declamativo. Ya!. Debe ser un hecho efectivo y hay que realizarlo sin titubeos. No podemos seguir haciendo diagnósticos de los antiguos diagnósticos realizados eternamente, el “tema” necesita tratamiento urgente para que devuelva las esperanzas a nuestro pueblo que requiere ser plenamente soberanos e Independientes. Para recuperar la soberanía de las vías navegables, lo único que necesitamos es “voluntad política” para lograrlo. Estimo que no siempre se tuvo muy claro que el progreso de un país se basa en fuertes pilares fundacionales estratégicos, fundamentalmente estos son: la integración territorial, el manejo y desarrollo energético, las redes de vías de comunicación terrestre, (férrea y vial), fluvial y marítima, transportes propios, al igual que la recuperación de la industria nacional metal-pesada y liviana, junto al desarrollo y perfeccionamiento de la ciencia y tecnología, estas son solo algunas herramientas fundamentales, básicas para la construcción sólida y sostenible del país. Si bien en el capítulo anterior analizamos lo que ocurre con las vías “navegables seccionadas estratégicamente, expresé que no era la única fragmentación del país, y manifesté que el país también está segmentado a la altura del paralelo 42, que divide estratégicamente la patagonia, el cual forma parte de la partición nacional junto a las vías navegables. Si profundizamos el análisis, lamentablemente a ello debemos sumarlas cesiones de tierras a extranjeros en zona de fronteras, (violando el espíritu del Decreto Ley 15.385 de 1944, con el cual se creó en todo el territorio argentino zonas de seguridad, destinadas a reforzar las previsiones territoriales de la Defensa Nacional). Debemos tener claro que esto no ocurriría sin la anuencia de gobernantes poco o nada nacionalistas, que facilitan la implementación del plan sistemático de dominación convalidado por intereses extra nacionales. Analicemos con mayor profundidad lo que viene ocurriendo en la Provincia de Río Negro (paralelo 42). La entrega de territorios sobre la línea de frontera o contiguos al mar a ciudadanos extranjeros, son hechos de una tremenda gravedad institucional, teniendo siempre teniendo en cuenta que los mismos son espacios de gran importancia estratégica para la defensa de la integridad territorial.

PARALELO 42

A cuarenta años de la Guerra de Malvinas y 189 de su usurpación en 1833, en Lago Escondido y Sierra Grande, el británico Joe Lewis, posee propiedades que conforman una línea que va desde la cordillera al atlántico. Al oeste, próximo a la cordillera dentro de su propiedad se encuentra el Lago Escondido, al cual no es posible acceder por encontrarse vallado y protegido por fuerzas armadas paramilitares propias, que custodian sus dominios. Esta situación, pone en evidencia la incapacidad de reacción para la defensa de la soberanía nacional, por parte del estado provincial y nacional, junto a la incompetencia judicial al no actuar para resolver el conflicto, lo cuales muchas veces son peores, cuándo resuelve a favor de los infractores. Al este, sobre el atlántico, Lewis posee/ia una propiedad, en la cual ha construido un aeropuerto privado, (equivalente en infraestructura al de Aeroparque en la Ciudad de Buenos Aires), esta se halla ubicado en la localidad de Sierra Grande en el límite de Río Negro con la provincia de Chubut. La pista de 40 metros de ancho por 1.920 metros de largo, y al igual que el de la Capital Federal está en condiciones de recibir aviones de gran porte, como los de usos militares.

Llamativamente, el aeropuerto localizado en Sierra Grande, actualmente no aparece en los mapas públicos de Google Earth. Esa exclusión de imágenes se reserva a instalaciones de seguridad o militares.

Si bien lo de Lewis es muy inquietante, últimamente capitales árabes están invirtiendo en la zona andina de Río Negro, tales como Qatar Sport Investement (QSI). Una de las empresas pasó a controlar al menos parte del bloque de tierra rural propiedad de Joseph Lewis sobre la costa Atlántica cercana a Sierra Grande. Esas tierras quedaron dentro del radio del proyecto de producción de hidrógeno verde. Tavistock Group, era propietaria de dos campos a través de Bahía Dorada SAU, que se liquidó en forma anticipada hace un año. Al menos el predio de 4.000 hectáreas -con la pista de aterrizaje de 2.200 metros de extensión- pasó a manos de los cataríes, que proyectan construir hoteles e infraestructura para el turismo (informó en términos generales Enzo Tamburrini, intendente de Sierra Grande, a una radio comunitaria).

Este sencillo análisis deja en evidencia que existe un gran interés en la región patagónica, que como las vías navegables también se encuentran bajo control nacional, no es casual que la reforma constitucional del año 1994 haya abierto una grieta entre la competencia nacional y la provincial en cuanto a la administración (reforma que favorece a intereses extranjeros en algunas cuestiones estratégica). Es poco coherente que la decisión de soberanía esté en última instancia por un gobierno provincial y el gobierno nacional sea un simple espectador. Recordemos lo ocurrido recientemente, con el Presidente Alberto Fernández, quien intentó marcar posición frente al gobierno británico (representado por el saliente Primer Ministro Boris Johnson) durante su última gira europea, en el marco de la reunión del G7 en Alemania (lunes 27 de junio 2022) donde remarcó, “Argentina no avanzará con una potencial complementariedad económica entre ambos países si no se reabre la negociación por la soberanía de las Islas Malvinas”. En contraparte, los gobernadores de Salta y Jujuy desautorizaron abiertamente al Presidente tras recibir a la embajadora británica Kirsty Hayes para discutir “cuestiones comerciales” vinculadas con la minería. Es un ejemplo más de la condición de país fragmentado, dividido, impuesta por la alianza anglonorteamericana, desde hace más de 200 años, para lograr la plena dominación de nuestros recursos naturales. La elección es solo nuestra, ¿Patria o Colonia? ¿Libres o Dominados?.-

( * ) Abogado

Ex. Soldado Combatiente de Malvinas

Fundación Soberanía y Memoria. Resistencia Chaco