Volver a la tapa

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA. EL DÍA QUE LA GENDARMERÍA MASACRÓ A LOS CORRENTINOS

Hasta el día de hoy, los responsables políticos y los ejecutores de esa matanza en plena democracia, continúan impunes.

Foto del Autor
Por Diego Vigay
Logo

El 17 de diciembre de 1999 la crisis social era asfixiante y el pueblo correntino cortaba el Puente General Belgrano en un reclamo social masivo por la regularización del pago de los salarios de los trabajadores públicos que trajera un alivio a la situción. Pero el gobierno de De la Rúa envió a la Gendarmería a reprimir la protesta, provocando dos muertos y múltiples heridos. A 22 años de la represión del Estado Nacional al pueblo correntino creemos necesario ejercer la Memoria y el reclamo de Justicia!

Esa madrugada se llevó adelante una operación militar, típica de una Dictadura, aproximadamente a las 4,30 Hs, cortan la luz de toda la zona del puente, con una explosión de la usina de la Dpec ubicada por Costanera. Horas después también cortarían el agua en toda la zona, para que los manifestantes no puedan atemperar los efectos de los gases.

Un rato antes antes 2 camioneros brasileros en una maniobra de distracción intentaron avanzar con sus camiones, sobre un centenar de manifestantes que cortaban el puente. Existe una versión de que cuando se cortó la luz, salieron de los camiones donde estaban escondidos, varias decenas de gendarmes que comenzaron a avanzar por el puente.

Sincronizadamente, bajaban en la Costanera vieja unos 300 gendarmes de unos 10 colectivos de la línea 10 y en la playa Arazaty desembarcaban en lanchas de la prefectura, otro importante contingente de un centenar de agentes verdes. Fue un operativo militar de pinzas que avanzo desde varios flancos sobre los manifestantes, quienes escaparon hacia el barrio San Benito y el Barrio Ferre, mientras eran eran ferozmente perseguidos y agredidos con andanadas de balas de goma y gases.

En ese marco es que le apuntan al periodista y al camarógrafo de Crónica TV que intentaba registrar la represión con un reflector, amenazándolos y obligándolos a bajar y apagar la cámara. También detuvieron, y le incautaron los equipos, a otros periodistas de una radio local que estaba instalada y trasmitía desde el lugar intentando relatar el operativo.

La primer resistencia se dio en la bajada del puente por Avenida 3 de Abril donde los manifestantes empezaron a bajar los pallets que llevaba un camión que estaba varado, intentando armar barricadas, pero fueron rápidamente desalojados. Los pallets quedaron esparcidos sobre la Avenida y sirvieron más tarde para nuevas barricadas. Gendarmería se formó en gruesos cordones a todo lo ancho de la Avenida 3 de Abril y sistemáticamente intentaba avanzar tirando a mansalva balas de goma, gases de 3 tipos (lacrimógenos, vomitivos e irritantes). Eran muy potentes -la mayoría estaban vencidos- y provocaban una descompostura de la que costaba recuperarse.

Los correntinos que resistían se multiplicaban a medida que llegaban de a cientos y se sumaban a la resistencia. Llegaban carros y algunos vehículos con cubiertas y escombros para abastecer de pertrechos.

Alrededor de las 7 de la mañana se producen los primeros heridos de arma de fuego. La mayor cantidad de heridos de balas de plomo tiradas por la Gendarmería fue entre las 9,30 y las 12 hs. En total fueron unos 50 heridos de disparos. También en ese horario se producen los homicidios de Mauro Ojeda y Francisco Escobar.

La mecánica de Gendarmería para disparar a mansalva sobre la gente, era arrojar un momento antes una andanada de unos 20 gases lacrimógenos y una vez que se formaba un especie de cortina de humo, se escuchaban los disparos de sus franco tiradores apostados en el 1er piso de una vivienda familiar de la Avenida. Caían heridos varios manifestantes en cada tanda. Literalmente tiraron a mansalva a la multitud. Los manifestantes lograron armar distintas barricadas sobre los carriles centrales de 3 de Abril con unos vehículos abandonados y parte de los pallets. El objetivo fue obstruir el avance de la Gendarmería y sobre todo obstaculizar el movimiento de un camión hidrante.

A puro voluntarismo y sin importarles la represión virulenta, los manifestantes avanzaron y retrocedieron varias cuadras en distintos momentos. La Gendarmería también debió retroceder varias veces.

Había varias decenas de gendarmes de civil entre los manifestantes, se movían un bicicletas comunes y usadas, intentando generar pánico anunciando falsamente que gendarmería venia por tal calle lateral para que la gente se dispersara. Cuando fueron descubiertos fueron corridos. Hubo un grupo de personas detenidas que fue trasladada al Escuadrón de Gendarmería donde los pusieron en un playón al sol, arrodillados, con las manos esposadas atrás, obligados a permanecer con la cabeza gacha y a una distancia de unos 2 metros unos de otros. Típica imagen de un campo de concentración.

Si bien los disparos con armas de fuego habían provocado unos 50 heridos y dos asesinatos, a la siesta la cantidad de correntinos que estaban sobre la Avenida 3 de Abril se mantenía e incluso se masificaba. A la tarde, la policía de Corrientes armó sobre la Avenida un cordón agentes desarmados y con banderas blancas intentando parar la represión, gesto que fue saludado por los manifestantes.

El gobierno nacional responsabilizó burdamente por los heridos a las agrupaciones políticas Quebracho y Patria Libre, aduciendo que la fuerza no utilizaba el calibre 22. Es de conocimiento público, que en esa fecha Gendarmería tenía y utilizaba para prácticas de tiro, fusiles livianos calibre 22,3. Son los que utilizó para disparar sobre la población en esa jornada.

Todo el pueblo correntino presente fue testigo de cómo la Gendarmería Nacional disparó a mansalva con balas de plomo sobre quienes se manifestaban.

Los principales responsables de la Masacre del Puente fueron el recién asumido presidente Fernando de la Rúa, su Ministro del Interior Federico Storani, el Interventor Ramón Mestre (todos de la UCR ) y el Comandante de Gendarmería Chiappe.

Y fue ejecutada principalmente por el Destacamento de Gendarmería Nacional de Rosario, que se había pertrechado y recibido instrucción especial para reprimir la protesta social en los 90. Eran conocidos como los Rompe Huesos.

Lamentablemente pasados 22 años y hasta el día de hoy los responsables políticos y los ejecutores de tamaña masacre en plena democracia continúan impunes .-

Todas las fotos que acompañan la nota pertenecen a la represión del 17 de Diciembre de 1999