Volver a la tapa

“MATEN A CRISTINA»

Hoy prevalece el discurso de la ruptura, igual que en la dictadura. Los poderosos rompen con cualquier verdad, con las instituciones, con el Estado de Derecho, con el sistema legal, con el federalismo y muchas cosas más. Hay que pararlos ya antes que rompan todo.

Foto del Autor
Por Jorge Giles
Logo

El 16 de junio de 1955 un escueto y letal mensaje militar ordenó: “MATEN A PERÓN”. Y allá fueron los marinos aviadores a tirar sus bombas de guerra contra la Plaza de Mayo, la Casa Rosada, la Avenida de Mayo, la Residencia Presidencial. Más de 300 compatriotas fueron asesinados en esa masacre ejecutada por fuerzas armadas nacionales contra su propio pueblo. Cinco veces de cruel más que Guernica, España, y sin embargo en el living de algunas casas hay un cuadro de Picasso sobre aquella matanza de los nazis, pero ningún cuadro sobre el Bombardeo a Plaza de Mayo. Todo un detalle que habla de nosotros, los argentinos. Y que no se ofenda nadie.

2.- El 1 de setiembre de 2022, ayer nomás, alguien disparó fallidamente contra la cabeza de Cristina Fernández de Kirchner. Antes no pudieron matar a Perón, ahora tampoco pudieron ejecutar exitosamente la orden de “MATEN A CRISTINA”. Pero la mafia continúa en su madriguera.

3.- ¿Qué cambió desde setiembre pasado para que creyéramos que el peligro de magnicidio pasó? *La justicia condenó finalmente a Cristina.

*La Corte Suprema ratificó la condena a Milagro Salas y en su rol de cabeza del Poder Judicial, intervino el Poder Legislativo para manipular el control sobre el Consejo de la Magistratura.

*La Corte intervino el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo a la vez, disponiendo arbitrariamente el porcentaje de coparticipación favorable para la Capital Federal y desfavorable para las provincias argentinas.

*Jueces, fiscales, servicios, altos dirigentes del PRO y dueños de Clarín se reunieron en la mansión del inglés Joe Lewis y no pasa nada.

*La justicia libera a los señalados como autores intelectuales y financieros del atentado contra Cristina y deja presos solo a los sicarios. Hay más hechos, pero con estos alcanza para afirmar que la situación de orfandad jurídica para los sectores populares se recontra agravó. El patrón del magnicidio espera una nueva oportunidad.

4.- Si estamos peor que en setiembre ¿porqué habría que pensar que la orden de “MATEN A CRISTINA” no sigue vigente”? Si vienen por Cristina, vienen por el peronismo, por nosotros, por nuestros muertos y por nuestros hijos y por nuestro presente y nuestro futuro.

5.- Hoy prevalece el discurso de la ruptura, igual que en la dictadura. Para imponerse, los poderosos rompen con cualquier verdad, por elemental y primaria que esta sea; rompen con las instituciones; rompen con el Estado de Derecho; rompen con el sistema legal; rompen con el federalismo; rompen con el pudor; rompen con la inocencia; rompen con la historia; rompen con la democracia; rompen con los derechos humanos básicos; rompen con la memoria colectiva. Hay que pararlos ya antes que rompan todo.

6.- El pueblo, creemos, es consciente de esta situación; pero esa consciencia crítica no alcanza a conformar aún una argamasa que constituya una voluntad colectiva capaz de ganar las calles y transformar de cuajo la realidad en la que estamos atrapados. Habría que multiplicar los gestos políticos de gobernadores como Jorge Capitanich del Chaco y Gerardo Zamora de Santiago del Estero, que expresan con precisión y coraje esta batalla histórica inconclusa entre el centralismo porteño y la nación federal.

7.- ¿Qué nos falta para construir esa voluntad colectiva transformadora? Nos falta una épica, un sueño, un proyecto de país federal, justo, libre, democrático y soberano. Y nos falta juntar en un nuevo movimiento, de la periferia al centro, la voluntad del pueblo con el único liderazgo que ese pueblo reconoce: Cristina. Sólo así podremos marchar al rescate de la Democracia el próximo 24 de Marzo, para después consolidar esa victoria con Cristina Presidenta de las y los Argentinos.

8.- Pese a todo, estamos felices; la Selección argentina ganó el Campeonato mundial de futbol; las Abuelas recuperaron dos nietos más y las familias se juntan por las Fiestas de Fin de Año. No es poco. Brindemos en paz y alegría, pero no olvidemos que estamos en zona de riesgo. Que esa alegría sea bandera a la victoria. Salú! –