Volver a la tapa

LOS MISMOS DE SIEMPRE

Foto del Autor
Por Alfredo Vara
Logo

Según Germán, los mismos de siempre son: “los niños pobres, los desocupados, los asalariados, precarios o no, jubilados ajustados, cuenta propistas y emprendedores quebrados”. La pregunta es ¿por qué siguen siendo peronistas? Contradiciendo la ilusión cambiemista de que se podía terminar de una vez con el peronismo a golpes de “neoliberalismo”, al que yo prefiero llamar “conservadores de siempre”.

Lo que sigue, para contestar mi pregunta, son comentarios a la lectura de “Estructura Social de la Argentina 1945- 1983” de Susana Torrado (ver Google). Ella divide esos cuarenta años en tres modelos. El “Justicialista” (45-55), el “desarrollista” (58-72) con Frondizi y Krieger Vasena. Y el “aperturista” (76-83) con el tristemente célebre Martínez de Hoz y los militares. En apenas 15 pags. Torrado caracteriza las performances económico sociales de esos tres períodos.

“Justicialista”: Argentina venía signada por el estancamiento del “campo” tradicional y una moderada implantación del capitalismo extranjero, industrial y oligopólico. Perón llega con el apoyo masivo de “los mismos de siempre” y los pequeños y medianos productores. Gana las elecciones de 1954 con el 62% de los votos. Los conservadores de siempre consiguen aliarse: “campo”, grandes empresarios que dejan de invertir, iglesia y ejército hacen el 55 y Perón al exilio, el peronismo proscripto y “los mismos de siempre” a sus casas o a la resistencia peronista.

1958: se instala el modelo desarrollista. Los que mandan ahora son la burguesía industrial nacional y el capital extranjero. Al “campo” lo joden, y a “los mismos de siempre” los joden mucho más: caída del salario social, carencia de representación política y agudización del conflicto social. Rechazo popular del modelo desarrollista. Resistencia peronista primero y nacimiento de “montoneros” después. El liderazgo de Perón sigue firme.

1976: nace el modelo “aperturista”, que en criollo quiere decir dictadura militar durísima, segmento muy concentrado de la burguesía nacional y capital extranjero. Crecimiento exponencial de la deuda externa. Eliminación de empresas menos competitivas, importación de bienes de todo tipo, apertura irrestricta de entrada al capital extranjero. ¿Y a “los mismos de siempre” qué les toca?: cercenamiento generalizado de las principales conquistas laborales de los asalariados, reducción mayor aún de los salarios como modo de controlar la inflación, intervención absoluta de los sindicatos y represión genocida de la más mínima protesta social. La revolución libertadora del 55 se había propuesto por 1ª vez extinguir el peronismo, la revolución argentina quería intentarlo por 2ª vez. Macri se lo propuso ahorita mismo. “Los mismos de siempre” pusieron, otra vez, un gobierno peronista. Mi pregunta está contestada. El futuro está abierto.