Volver a la tapa

EDITORIAL

LIBERACION

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar

Liberación crece. En su segundo número tuvimos una repercusión muy importante. Llegamos a miles de personas que en muchísimos casos nos hacen la devolución por lo recibido. Facebook, WhatsApp, Instagram, correos electrónicos y ahora la página web, son algunos de los medios que utilizamos para llegar al lector. No obstante, hemos logrado determinar que la mayor circulación se hace por el compartir del propio lector. ¡Muchas gracias!

10 DE DICIEMBRE

 No es un día cualquiera en nuestra memoria colectiva. Conmemoramos el momento en que la Argentina recuperó la institucionalidad dejando atrás la dictadura con un saldo tan cruel que a 37 años no podemos cerrar. Hay mucho camino que recorrer por la Memoria y la Justicia.  Ese día Raúl Alfonsín asumía la Presidencia, abriendo una esperanza hacia el respeto de la democracia y la pluralidad de ideas.

 El Día de los Derechos Humanos se celebra también el 10 de diciembre de cada año. Se recuerda el día en que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos, proclamando sus principios como “un ideal común para todos los pueblos y naciones”. El Día de los Derechos Humanos nos brinda la oportunidad de renovar el espíritu de lucha de la humanidad por los derechos y la dignidad, nos invita a seguir movilizándonos contra la pobreza, desigualdad, violencia, exclusión y discriminación.

El 10 hizo un año que, mediante la genialidad estratégica de Cristina, asumió Alberto Fernández la presidencia de la Nación con un mensaje integrador, convocando a un Nuevo Contrato Social.

Un contrato social que sea Fraterno y Solidario. “Fraterno, porque ha llegado la hora de abrazar al diferente. Solidario, porque en esta emergencia social, es tiempo de comenzar por los últimos, para después poder llegar a todos”. Cuando eso decía nada se sabía ni se sospechaba que otra terrible pandemia nos atravesaría y ésta de carácter mundial, sólo se trabajaba pensando en la anterior que había durado 4 años.

La pandemia Macrista dejó al peso derrumbado frente al dólar, la deuda externa impagable, la actividad económica desplomada, la inflación disparada y la pobreza y el desempleo crecidos abrumadoramente. Alberto Fernández desde el primer día debió lidiar con una economía que llevaba tres años en recesión y con la obligación de renegociar los términos de una deuda impagable en los plazos acordados por el Gobierno de la Alianza Cambiemos.

En lo político Institucional el desastre no era menor. El aparato de inteligencia utilizado para espionaje interno a propios y extraños, la Justicia sometida como nunca, jueces “trasladados” por decreto, con la única finalidad de la persecución política. Se aplicó una política represiva de matar y luego preguntar, con la excusa de mayor seguridad, obteniendo el resultado contrario al proclamado. Con la ciencia y tecnología subvaluada y ni hablar del Ministerio de Salud que también había dejado de serlo. Y así se podría seguir nombrando…

Para completar a tres meses de asumido el GOBIERNO DE LOS FERNANDEZ, fue descolocado con la pandemia del Covid. Se reaccionó rápidamente, pero al igual que en todo el mundo la economía sufrió las consecuencias de que la mejor solución para evitar el contagio era la baja de la actividad. En medio de ello Argentina logró reestructurar 66.137 millones de deuda bajo legislación extranjera tras una negociación de más de cuatro meses, con lo cual queda fuera de la cesación de pagos. El canje, permitirá que Argentina tenga un alivio de la deuda en la próxima década de 37.700 millones de dólares y que la tasa de interés promedio que paga por los bonos emitidos baje del 7 % al 3,07 %. Parecía que esto aquietaría los ánimos en la “guerra” que el establishment político económico declaró al gobierno, Pero no fue así, es más fácil negociar con los Buitres de afuera que con los Buitres de adentro.

HA LLEGADO LA HORA DE DEFENDERLO.

Todos los días en los medios hegemónicos del régimen neoliberal/conservador de derecha se renueva la apuesta por el caos: la ruptura del Frente de Todos, la pelea de Cristina con Alberto, los empresarios ricos que se van del país porque tienen que pagar el aporte solidario. No descansa la mentira. Supongamos un rico empresario que tiene 200 millones que tiene que pagar 2% o sea 4 millones, ¿cuánto tiempo se cree que necesita para recuperarlos. ¿Un día, una semana, una quincena? Bueno no exageremos. No se paga sobre bienes productivos sino sobre excedentes que en su mayoría ya han sido sacados del país. Así lo que permite, entre otras cosas, es reponer a la economía de la que fueron extraídos y fugados. NO SE VA NADIE DEL PAÍS. MENTIRA.

Vienen tiempos difíciles, se decidió negociar con el FMI, la probable solución pasará por el congreso para su consideración, aunque el endeudamiento haya sido directo.  Y muchas de las medidas del gobierno en la encrucijada podrán no gustarnos, igualmente sin renunciar a decir lo que nos molesta, solicitar correcciones, pedir las explicaciones que creemos corresponden y sin arriar ninguna bandera, estamos absolutamente convencidos que éste NUESTRO GOBIERNO, es infinitamente mejor que cualquier alternativa, por ello en todos los frentes, ante cualquier provocación, desestabilización, diatriba o mentira le responderemos con nuestra verdad. Daremos la batalla cultural, debatiremos el presente y el pasado proyectándonos hacia el futuro. A la propuesta meritocrática le responderemos con más solidaridad, a la disgregadora debemos responderle con unidad y organización, esa que vence al tiempo.

2020 UNA AÑO PARA NO OLVIDAR. 2021 AÑO DE ESPERANZA Y RECONSTRUCCION

Fin de año, uno más y también uno menos, momento en que, como nunca, recordamos con alegría, que la vida es una triste y ampulosa declaración de buenas intenciones. Prometemos todo lo postergado, pedimos perdón por lo prometido no cumplido, manifestamos una fe que no siempre tenemos. Pedimos paciencia y un esfuerzo a los mismos de siempre: a los niños pobres, a los desocupados, a los asalariados precarios, jubilados ajustados, cuentapropistas y emprendedores quebrados. Así se nos va la vida. Este año la crisis fue muy profunda por la pandemia, esperamos pronto poder superarla.

Igualmente, la renovación de la esperanza sirve para comprender que, aunque morimos, somos inmortales y que nunca es demasiado tarde para nada. Que sepamos entender que no podemos realizarnos si el otro no se realiza. Que al vernos en el espejo veamos al prójimo. Que el deseo de Felicidad alcance a todos, porque ser Feliz no puede ser sólo una esperanza individual producto del deseo, sino un derecho compartido. Que la alegría y la euforia nos acompañen y que éste fin de año a la vez sea un fin de ciclo. Como dicen Alberto y Cristina, 2021 debe ser el año de la Reconstrucción Argentina.  ¡Que el nuevo año renueve fuerzas en la búsqueda de ese derecho comunitario LA FELICIDAD!!!!