Volver a la tapa

LATINOAMERICA TIENE ESPERANZA

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, tomó posesión de su cargo el primer domingo de enero del nuevo año.

Foto del Autor
Por Revista Liberación
Logo

En un ambicioso discurso, Lula se comprometió a hacer frente a todas las formas de desigualdad, devolver a Brasil al camino del progreso social y reconstruir relaciones con todos los países del mundo. Que el ejemplo de Lula nos alcance a todos los pueblos de la región. Podríamos hacer una nota sobre lo que significa Lula Presidente, de las dificultades por las que atravesará, pero preferimos que sea el propio Lula el que hable, por eso Revista Liberación ofrece un extracto del discurso, recomendando su íntegra lectura:

“La desigualdad y la pobreza extrema han vuelto a aumentar. El hambre ha vuelto, y no por la fuerza del destino, no por obra de la naturaleza ni por voluntad divina. El regreso del hambre es un crimen, el más grave de todos los crímenes cometidos contra el pueblo brasileño. El hambre es hija de la desigualdad, que es la madre de los grandes males que retrasan el desarrollo de Brasil. La desigualdad disminuye nuestro país de dimensiones continentales, al dividirlo en partes que no pueden ser reconocidas. Por un lado, una pequeña parte de la población que lo tiene todo, por otro una multitud que carece de todo y una clase media que se ha ido empobreciendo año tras año debido a las injusticias del gobierno. Juntos somos fuertes. Divididos, siempre seremos el país del futuro que nunca llega, y que vive en permanente deuda con su pueblo. Si queremos construir nuestro futuro hoy, vivir en un país plenamente desarrollado para todos, no puede haber lugar para tanta desigualdad. Brasil es grande, pero la verdadera grandeza de un país radica en la felicidad de su gente. Y nadie es realmente feliz en medio de tanta desigualdad.

Amigos míos, cuando digo gobernar, quiero decir cuidar. Más que gobernar, cuidaré de este país y del pueblo brasileño con mucho cariño. En los últimos años, Brasil se ha vuelto a convertir en uno de los países más desiguales del mundo. Hacía tiempo que no veíamos tanto abandono y consternación en las calles. Madres cavando en busca de basura en busca de comida para sus hijos. Familias enteras durmiendo a la intemperie, enfrentando el frío, la lluvia y el miedo. Niños vendiendo caramelos o mendigando cuando deberían estar en la escuela, viviendo la infancia plena a la que tienen derecho. Trabajadores y trabajadoras en paro, exhibiendo en los semáforos carteles de cartón con la frase que a todos nos avergüenza: «Por favor, ayúdeme». Cola afuera de las carnicerías, buscando huesos para aliviar el hambre. Y, al mismo tiempo, colas para la compra de jets privados. Tal abismo social es un obstáculo para construir una sociedad justa y democrática y una economía próspera y moderna.

Por eso yo y mi vicepresidente Geraldo Alckmin asumimos hoy, ante ustedes y ante todo el pueblo brasileño, el compromiso de combatir día y noche todas las formas de desigualdad. De ingresos, género y raza. Desigualdad en el mercado laboral, en la representación política, en las carreras estatales, desigualdad en el acceso a la salud, a la educación y a otros servicios públicos. Desigualdad entre el niño que va a la mejor escuela privada y el niño que lustra zapatos en la estación de autobuses sin escuela y sin futuro, entre el niño que es feliz con el juguete que le acaban de regalar y el niño que llora de hambre la noche de Navidad. Desigualdad entre quienes tiran la comida y quienes sólo comen las sobras. Es inadmisible que el 5% más rico tenga la misma participación en los ingresos que el 95% restante. Que seis multimillonarios brasileños posean un patrimonio equivalente al de los 100 millones de personas más pobres del país. Que un trabajador que gana un salario mínimo mensual tarde 19 años en recibir el equivalente a lo que recibe un súper rico en un solo mes. Y de nada sirve subir las ventanillas de un coche de lujo para no ver a nuestros hermanos y hermanas que se hacinan bajo los viaductos, carentes de todo. La realidad está ahí, en cada esquina.[…]

Ahora es el momento de reavivar la llama de la esperanza, la solidaridad y el amor al prójimo. Ahora es el momento de volver a cuidar de Brasil y de los brasileños. Generar empleos, reajustar el salario mínimo por encima de la inflación, bajar el precio de los alimentos. Crear más vacantes en las universidades, invertir en salud, educación, ciencia y cultura. Reanudar obras de infraestructura y Minha Casa Minha Vida. abandonadas por la negligencia del gobierno que ya no está. Es hora de atraer inversiones y reindustrializar Brasil, volver a luchar contra el cambio climático y acabar de una vez por todas con la devastación de nuestros biomas, especialmente de nuestra querida Amazonia. Debemos romper el aislamiento internacional y reanudar las relaciones con todos los países del mundo. No es tiempo de resentimientos estériles. Es el momento de que Brasil mire hacia adelante y vuelva a sonreír. Pasemos página y escribamos juntos un nuevo y decisivo capítulo de nuestra historia.” –