Volver a la tapa

Evita según las mujeres de la política actual

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar

Vilma Ibarra. Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia.

«Pesar en Evita me remite a mi infancia. Mi mamá pertenecía a una familia trabajadora, humilde, de Banfield, muy peronista y pese a que estaba casada con un hombre como mi papá, que era un militante más de izquierda de Paraguay, ella había logrado colgar en el comedor de nuestra casa el retrato de Evita. Y yo me acerqué a la imagen de Evita por los cuentos de mi mamá, entró como la imagen de esa mujer potente, corajuda, llena de empatía y, al día de hoy, sigue siendo esa mujer de la que me hablaba mi mamá, que siempre estaba del lado de los que más necesitaban. Esa empatía para de hacer política es hoy una fuente de inspiración para mi. ¿Qué es Evita? Es una fuente de inspiración. Poco vale la política si uno no la piensa para hacer de la sociedad y del país un lugar más justo para vivir y para que aquellos que más lo necesitan puedan tener un lugar digno. Eso es Evita, una inspiración».

Cecilia Todesca Bocco. Vicejefa de Gabinete.

«El principal legado de Evita fue la potencia. La potencia de la solidaridad, del amor; la potencia de lo femenino, la potencia del goce. Pensar de verdad que un país con todos y todas adentro es posible. Eva es siempre un norte, es siempre esas fotos hermosas con un rodete, o la Eva montonera con el pelo suelto y la camisa abierta. Es saber que a ella no le gustaba que le sacaran fotos de un lado porque decía que tenía un cachete más gordito que el otro. Es poder llevar adelante todo con una fuerza increíble y no perder ninguna de la sensibilidades como seres humanos tenemos y algunas de ellas, muy vinculadas con la feminidad. Es una referente de las más importante que tenemos».

Cristina Caamaño. Titular de la Agencia Federal de Inteligencia

«No conocí a Eva por sus logros, sino por el desprecio de la clase media donde nací y me crié, tuvieron que pasar muchos años para darme cuenta que «esa mujer» había hecho, sin ocupar ningún cargo, más que todos los hombres gobernantes por los derechos de las mujeres, les niñes, les ancianes y les trabajadores. Su participación en la política nos abrió el camino a todas para poder estar hoy a la par de cualquier hombre. Fue una adelantada de su tiempo, una feminista sin saberlo. Evita nos dio el voto y con él la posibilidad de expresarnos. Fue revolución pero también ternura. Rompió el paradigma de lo políticamente correcto para hacer lo que nadie había hecho por les más vulnerables: darles derechos, amor y dignidad. Nos mostró que podíamos participar en política cuando nos dijo: «no tengo otra vanidad ni otra ambición que ésta: servir, ser útil, volcarme en la quietud de cualquiera de las millones de mujeres, que ahora poseen un claro sentido de su haber y una noción real de sus derechos».

María Cristina Álvarez Rodríguez. Diputada Nacional por el Frente de Todos. Sobrina nieta de Eva Duarte.

«Evita politizó a las mujeres y feminizó la política. Si Eva Duarte hubiera aceptado ir por el camino asignado a las mujeres de su época, ese camino único, nunca hubiese sido Evita. En esa Argentina nadie esperaba, de la esposa presidencial, ese espíritu rebelde. Ninguna primera dama de su época había restituido el litigioso lenguaje de la política y sus símbolos. Un inmenso pueblo desposeído encontró, en esa jovencita veinteañera del interior, la voz por la igualdad. Evita fue pionera en dos aspectos esenciales: en la práctica del paradigma de cuidados, a través de la fundación Eva Perón y también en la organización política de las mujeres con el Partido Peronista Femenino. Evita es lucha y ella nos inspira más que nunca a que nos organicemos y sigamos luchando juntas, juntes».

Malena Galmarini. Presidenta de Agua y Saneamientos Argentinos

«Recordar a Evita es volver a dar vida a una de las mujeres más influyentes de la historia argentina. Convertida en símbolo y leyenda nacional, fue reflejo de valores como la justicia social y la solidaridad, que siguen vigentes como esencia del peronismo.

Supo luchar por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, por los niños y niñas, además de haber librado una incansable batalla para cambiar un sistema desigual de lucha de clases por un nuevo orden de cooperación que beneficie a las mayorías. Por ella y por todo eso que representa, seguimos trabajando para una Argentina de pie, que incluya a aquellos y aquellas que más lo necesitan». 

Fuente:

Evita, referente de las mujeres de la política- Ministerio de Cultura de la Nación

https://www.cultura.gob.ar/eva-peron-en-la-politica-9284/