Volver a la tapa

El nuevo mapa de la República Argentina – Ley 27.757

Foto del Autor
Por Mario Volpe
Logo

Los mapas no son simples representaciones volcadas al papel, ni representaciones de colorido diseño, de un territorio o región A través de la historia, han sido importantes herramientas políticas, del conocimiento, de dominación cultural, y también al decir de algunos, son “armas de guerra”. Los países que elaboraban los mismos, manejaban la información, muchas veces con información detallada precisa, otras representaciones eran verdaderas obras de arte llenas de dibujos de ciudades, o de animales reales o fantásticos, y también totalmente falsos, para que aquel que los usara no encontrase nunca el lugar. A través del tiempo hemos comprendido lo que se llama “Cartografía del poder”.

Pero también cuando un país decide hacer sus propios mapas, se transforma, en una herramienta de soberanía

¿Que nos muestra este nuevo mapa? Ante todo un nombre novedoso, desafiante y con prospectiva, es el nuevo “Mapa de los espacios marítimos”.

Antes de describir, cuáles son esos espacios y qué origen tienen, vemos en él, una Antártida en la misma escala que la Argentina continental, que nos transforma en un país bicontinental, insular, marítimo y Antártico.

Pero si vamos a hablar de los espacios marítimos, incorpora en nuestro mar, nada menos que 1.782.500 km, una superficie que abarca 20 veces la superficie de la provincia de Corrientes, llega a las 350 millas y se denomina límite exterior de la plataforma continental. Fue un trabajo de años, una verdadera política de estado, que se inició en 1997 y culminó con la presentación en 2009, y terminada de aprobar en 2016. Insumió en total 432.600 horas de trabajo. En este sector desde las 200 millas hasta las 350 m, tenemos derecho de uso, sobre el suelo y subsuelo marino, pero no sobre la columna de agua. Los principales bienes naturales son los nódulos polimetálicos que contienen importantes metales para la industria, hidrocarburos, petróleo, gas y sobre todo en un futuro cercano Hidratos de metano, una nueva forma de obtener energía que supera a todos los combustibles fósiles conocidos.

También hay centollas, vieiras que tienen un futuro económico excepcional, por su valor de mercado.

Recordamos brevemente los otros espacios marítimos que son las 12 millas donde tenemos soberanía plena, incluso el espacio aéreo argentino, que podemos imaginarlo como una enorme superficie que se extiende hasta la línea de las 12 millas y de ahí hasta aproximadamente los 100 km de altura.

Luego una línea llamada contigua hasta las 24 millas donde también ejercemos soberanía efectiva, pero con algunas restricciones, y la línea que vemos de las 200 millas, es la zona Económica exclusiva, donde tenemos derecho sobre la columna de agua, suelo y subsuelo. ¿Cuál es el desafío? Comenzar a pensar que tenemos un estado Marítimo-fluvial que gestionar con 10 millones de km2 por gestionar. De ese país Marítimo, debería estar la solución a nuestros problemas económicos, sacar al país de la deuda , pagar solo la legitima, dar de comer a todos los niños con proteínas de alta calidad hambre cero, menos obesidad, ahorro en salud, entendiendo que todo lo esencial para la vida , lo tenemos ahí . Agua dulce en la Antártida, metales para la industria de avanzada en los nódulos polimetálicos, biodiversidad marina, teniendo en cuenta que hay enzimas en los fondos marinos que se usan para combatir el covid19, energía petróleo, gas e hidratos, y proteínas de alta calidad en el pescado, con los ácidos esenciales omega 3 y 6, y mucho más. Pero esto tiene una larga historia que viene puesta en marcha en el primer gobierno de Perón, y que tuvo sus interrupciones, en las dictaduras y en los gobiernos neoliberales y neocoloniales como en los aciagos 4 años del Macrismo. Vamos por mas conocimiento, y acción necesaria para gestionar un país que nos brinda estas soluciones.