Volver a la tapa

EDITORIAL

ES HORA DE REALIZAR EL DESTINO COMÚN

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar

NI HERENCIA VACANTE NI BIEN MOSTRENCO

 El recuerdo de los acontecimientos pasados, ayudan a construir futuro. Dicho así, simplemente, pareciera que pretendo abrazarme a principios que, tal vez ya han sido superados o modernizados en su utilización, también que puedan haber quedado en el arcón de los imposibles.

 Es tiempo de información trasmitida de manera breve, concisa y de interpretación equívoca. Tiempo de velocidades enormes, donde todo se reduce a mensajes por las redes, generando flojas convicciones, con poco sustento.

La escisión del vínculo con el pasado pretende cancelar la deuda que acompaña nuestra proveniencia. Sin la memoria no puede haber ejercicio de la herencia, aquella que decía «Mi único heredero es el pueblo». El autor de la frase, al que todos conocemos, nunca perdió una elección, lo tuvieron que bajar por la fuerza, tratando de borrar su recuerdo, intentando borrar la memoria. Toda la responsabilidad es del enemigo, del que no se podía esperar otra cosa. Pero también existe alguna carga de los administradores de la «herencia», por una parte, excesos de fidelidades hacia el pasado, por los sectores más «conservadores» del Movimiento y excesos de rechazo del mismo pasado, por parte de los «iluminados», progres. Vocabulario no del todo adecuado, utilizado sólo a los fines de una mejor comprensión.

En términos psicoanalíticos (que me perdone Fernando por la incumbencia poco ortodoxa) podríamos decir que algunos pretenden «matar al Padre» y otros pretenden que el «Padre regrese». Ninguna opción es posible, al «Padre» no se lo puede matar porque ya la historia lo hizo inmortal. Tampoco el «Padre» puede volver, porque la inmortalidad, lo hizo único. 

Así la herencia se ubica entre un marasmo de recuerdos y olvidos. Careciendo de nítida pertenencia, de una clara filiación, de lo propio y lo extraño, así se generan las traiciones y también las lealtades. Simplifiquemos, si pienso exactamente igual de quien conduce, soy leal, aunque no me explique o dé razones, si pienso diferente soy traidor. Entre medio nadie juzgó el pasado común y el necesario porvenir. La existencia del Movimiento no puede sustentarse sin el Otro, nadie es autosuficiente, no se puede prescindir del Otro. No podemos subsistir si somos el Uno contra el Otro, debemos comprender que Uno es el Otro.

Cuando nos referimos al pasado doloroso de la última dictadura genocida, decimos Memoria, Verdad y Justicia. Y en esto no se transige. Con estos principios no se juega, son sagrados. Así mismo debemos hacer con la Memoria más remota, aquella que forjó el Movimiento. La que nos dio pertenencia, la que nos hizo peronistas, por la que muchos dieron la vida y tantos sufrieron cárceles, torturas, exilios, soledades y todo tipo de vejámenes y agravios. 

Juan Domingo Perón (el «Autor», el «Padre»), fue presidente, en total nueve años, desde 1946 hasta 1955, más 8 meses en 1974. En esos períodos tenemos que buscar los hechos que nos hicieron peronistas, aquellos que no debemos olvidar. Aquellos por lo que se dice que nadie hizo tanto en tan poco tiempo. 

Con la finalidad de empezar un año electoral con todos los ánimos, nada mejor que algunos recuerdos, dejando desde ya establecido que son unos pocos, para decir todo hay que escribir un tratado.

Independencia Económica

Se repatrió la deuda externa. Se nacionalizaron los depósitos bancarios y el Banco Central. Se nacionalizaron los servicios públicos, electricidad, gas, teléfonos, transportes. Se creó el IAPI, que colocaba nuestros productos en el exterior, defendiendo los precios y regulando las importaciones. Se creó la Flota Mercante del Estado. Se crearon 20 mil plantas industriales. Se adquirieron los ferrocarriles. Se crea Aerolíneas Argentinas que, al poco tiempo, en 1951 es reconocida como la mejor empresa aerocomercial del mundo.

Soberanía Política

 Ley derechos civiles para la mujer. Se provincializaron los territorios nacionales de La Pampa, Misiones, Chaco, Formosa, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Río Negro. Se sanciona la Constitución de 1949. Se permite votar a los suboficiales de las Fuerzas Armadas y Policía. Se fija la Tercera Posición. Se restablece las relaciones con la Unión Soviética. Se crea el Mercado Común ABC (Argentina, Brasil y Chile). Se creó la Comisión de Energía Atómica, el Conicet creado como Conityc en 1951, el Inti y el Servicio Meteorológico de la Antártida.

Justicia Social

 En esta bandera son tantos los logros que cuesta resumirlos o decidir cuál mencionar para ser lo más abarcativo posible. Veamos: Estatuto del Peón. Aumento de sueldos de 100 por ciento por sobre la inflación, en los años de gobierno. Derechos del Trabajador. Convenios colectivos. Ley de Previsión Social. De 500 mil Jubilados en 1946 se pasó a 5 millones en 1952. Pensiones a la vejez e incapacidad. Ley de accidentes de trabajo. Ley de organizaciones profesionales. Ley de Vivienda Obrera, 350 mil viviendas en el primer periodo y 150 mil hasta el golpe. En Corrientes para ejemplo los barrios Evita y Perón (a los que se les cambió los nombres). Ley sueldo anual complementario (aguinaldo). Creación de la Justicia Laboral. Creación del Ministerio de Salud Pública. Inicio de la Medicina preventiva. En 1946 había 46 mil camas en hospitales, 4 años después 114 mil. Creación del Ministerio de Educación. El presupuesto educativo se multiplicó por tres. En el primer año de gobierno se construyeron más escuelas que en toda la historia anterior. Se creó la Universidad Obrera (hoy UTN). De 20 mil alumnos la universidad paso a 100 mil por la gratuidad universitaria antes arancelada. Se construyó el teatro San Martín. Se permitió el acceso gratuito al Colón. Se creó la Orquesta Sinfónica Nacional. Se crearon hogares de Ancianos en Buenos Aires, Tucumán y Córdoba, más de 20 Hogares Escuela (Corrientes tiene uno), hogares de tránsito para mujeres y niños, la República de los Niños cerca de La Plata, unidades turísticas en Chapadmalal, Mendoza y Río Tercero, la Ciudad Estudiantil, el hogar de la empleada con capacidad para 1.500 cubiertos, el Tren Sanitario.

En lo deportivo se creó la Confederación General de Deportes, el Comité Olímpico Argentino y la Villa Olímpica. Se construyeron las piletas de Ezeiza para prácticas de la natación. Hubo grandes victorias en las olimpíadas de Londres en 1948, campeones de Básquet en 1950, se realizaron los juegos panamericanos en 1951, recibieron premios de automovilismo Fangio, Gálvez, Froilán González, en Boxeo Gatica y Pascual Pérez fueron campeones mundiales, se creó el velódromo, el autódromo, y se realizó el primer campeonato mundial de básquetbol.

La Memoria es parte de la batalla cultural

Como dije, se podría escribir un tratado con la obra peronista en tan solo 9 años de gobierno. Intenté agruparlos, por las banderas históricas del peronismo. Sin embargo, como fácilmente se puede apreciar, hay logros y realizaciones que comprenden a más de una bandera. Fueron reformas estructurales, constitucionales y legales, reconocimiento de derechos, que aún perduran en muchos casos y en otros fueron desactivados, ninguneados, transformados. La memoria peronista debe mantener vigente la historia de los logros del mayor proceso revolucionario en la Argentina y uno de los más importantes del mundo.

 Que el enemigo intente borrar la memoria colectiva es entendible, es parte del trabajo ruin que debe realizar en sus propósitos, pero que los propios peronistas en muchos casos se olviden del origen y no difundan el mensaje, no solo está en el límite de la felonía, sino que se está, consciente o inconscientemente, haciendo el juego a ese enemigo que no perdona, ese que fusiló, desapareció, encarceló y hoy más sutilmente, pero con las mismas consecuencias políticas,  sociales y económicas impone su proyecto.  

Dijo Perón: «Contra el mundo que ha fracasado, dejamos una doctrina justa y un programa de acción para ser cumplido por nuestra juventud: ésta será su responsabilidad ante la historia». Los jóvenes de entonces, no pudimos cumplir con el legado. Nos quisieron arrebatar la historia, en muchos casos hasta parece que lo lograron. Pero no, aquí estamos muchos todavía personalmente o en semilla germinada. Es hora de decir basta, es hora de realizar el destino común.