Volver a la tapa

Editorial

Foto del Autor
Por Revista Liberación

Cuando se acerca el fin de año, pareciera que se destraba el fiel de la balanza, ese que aparece neutral durante todo el año marcando que los platillos están equilibrados. En realidad, está trabado y al momento de finalizar un período anual se realizan los balances que inclinan los platillos hacia un lado u otro. No para todos, lo que la balanza indique significa lo mismo, lo positivo para algunos, es negativo para otros.

El presidente Alberto Fernández realizó un examen resumiendo las principales acciones de gobierno, como la negociación con el Fondo Monetario Internacional, el gasoducto Néstor Kirchner, el lanzamiento del DNI no binario, construcción de viviendas y, entre otros, el extenso plan de contención de la pandemia de Covid-19 que afectó a todo el mundo no bien el Frente de Todos se hizo cargo del Poder Ejecutivo. También criticó fuertemente a la justicia, a los escondidos del lago, a los que metieron presos a compañeros y auguró un triunfo del Frente de Todos en las elecciones del próximo año, señalando que se pondrá al frente de la pelea.

Claro que no todos pensamos que la negociación con el Fondo haya sido buena para el país. Nada se dijo que el Ministro estrella Guzmán renunció intempestivamente generándonos muchas dudas sobre cuál era su cometido, ni que su sucesora durara sólo 24 días. Ni que todos esos hechos generaron tensiones muy importantes en los bloques legislativos. No se habló de la gran ruta navegable llamada “hidrovía”, ni del proceso inflacionario que pareciera no tener fin, que el crecimiento no derrama, ni de tantas otras cosas.

Al hacer balance no podemos dejar de mencionar el hecho más trascendente, reconocido incluso internacionalmente y que muchos pretenden tapar, ocultar o hacerlo pasar como un hecho criminal más: el intento de magnicidio sobre la figura más importante de la política Argentina, pareciera que el hecho de haber sido dos veces Presidenta constitucional hoy vice Presidenta, Jefa del Movimiento Nacional y referente de la política internacional junto a Lula, Evo, Pepe, Correa y otros no fuera suficiente.

Además, en la balanza debe mencionarse el deterioro de las instituciones. Convenimos que la responsabilidad fundamental de las crisis en el Poder Judicial y el Congreso son los opositores, el Macrismo y la UCR reciclada en un apéndice derechoso del conservadorismo más gorila, sin embargo hay que decir que el gobierno, según nuestro entender, no tuvo respuestas o al menos las adecuadas para contrarrestar los ataques. Lo que está en juego es la democracia misma.

Alberto Fernández dice se va a poner al frente de la pelea por la sucesión presidencial. Era hora, esperemos que no sea para satisfacer apetencias o proyectos personales de nadie, que sea para el bien de todos. Somos conscientes que el Presidente debe intentar reafirmar su poder, licuado por acción equivocada o por inacción. Sin dudas los grandes protagonistas del año fueron Sergio Massa y obviamente Cristina Kirchner.

Desde nuestro espacio agradecemos enormemente a nuestros lectores que con sus comentarios nos hacen permanecer en el esfuerzo de estar mes a mes con nuestras distintas secciones, la biblioteca, la videoteca de zooms y la galería cultural. También a quienes colaboran con sus artículos de pensamiento, que lo hacen en ejercicio de su militancia, nada se paga por ello.

Finalmente, e igualmente que otros años, repetimos que deseamos se produzca una renovación de la esperanza que sirva para comprender que nunca es tarde. Que sepamos entender que no podemos realizarnos si el otro no se realiza. Que al vernos en el espejo veamos al prójimo. Que el deseo de felicidad alcance a todos, porque ser feliz no puede ser sólo una esperanza individual producto del deseo, sino un derecho compartido. Que la alegría y la euforia nos acompañen y que este fin de año a la vez sea un fin de ciclo, que podamos resurgir como hermanos, que el 2023 sea el año de la reconciliación, al menos entre los que tienen buena voluntad y como digo siempre para las fiestas ¡Que el nuevo año renueve fuerzas en la búsqueda de ese derecho comunitario, LA FELICIDAD!!!!