Volver a la tapa

Editorial

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar

En momentos en que la pandemia pareciera retroceder, más allá de brotes y cepas nuevas en diferentes lugares del mundo (siempre rogando que no lleguen a nuestro país), con las actividades presenciales plenas reinstalándose en la agenda de todos, en las escuelas, oficinas públicas, comercios etc. Con sectores medios de la población pensando en las vacaciones y la mayoría de los 45 millones, más de la mitad, pensando en subsistir en meses donde la actividad desarrollada por los más pobres se retrae; la política debiera cobrar un dinamismo inusitado. El resultado electoral fue un severo llamado de atención a quienes dirigen el destino de los argentinos.

Debemos opinar del tema, sin perder la línea editorial y temática de la publicación, porque no somos políticamente ascetas, vivimos en esta realidad y no estamos bien. Aunque la información pareciera ser alentadora porque la industria crece, las exportaciones agrícolas también, hay señales respecto a la negociación de la deuda externa, tímidamente algún sector de la justicia se atreve a convocar al mayor sospechoso de haber cometido múltiples delitos en el ejercicio del poder, ahora bien, esos mensajes alcanzan?

Demasiada pobreza e injusticia en un gobierno que tiene como principio justamente combatir la desigualdad, nos lleva a pensar en que se deben producir rápidamente políticas alternativas. El derrame no llega nunca, siempre fue un fracaso, la distribución es de otra manera y el responsable de producirla es el Estado. El mensaje político tampoco es claro, así como no se produce el derrame económico tampoco hay derrame político, entiéndase por tal a un mensaje univoco sobre el presente y el futuro.

Las responsabilidades sobre el resultado electoral no son tampoco únicas, seguramente las mayores recaen en el que maneja el lápiz ejecutivo. Pero, lo maneja solo? O es un lápiz con punta por ambos lados?

Somos conscientes que más allá de los errores propios o no forzados como se habla en deporte, el enemigo es tan poderoso que hasta nos lleva a cometerlos, que no hay que facilitarle el camino, quieren volver y trabajan para ello. Debemos accionar en el sentido contrario, fortaleciendo el Frente Nacional y Popular. Dándonos cuenta de que ese Frente es mucho más que una agrupación política otrora juvenil, que el Frente se construye, con el PJ como columna vertebral, con los trabajadores, con los referentes territoriales, con los movimientos sociales y fundamentalmente con un cuerpo de doctrina que se debe respetar. De nada sirven candidatos que se disciplinen si no tienen capacidad electoral, como tampoco sirve lo contrario porque al momento de las decisiones defeccionaran, se debe trabajar desde la idea fortaleciendo la organización, aquella que vence al tiempo.

Es una época marcada por la desilusión con los políticos y partidos, personas con diferentes perfiles socioeconómicos y culturales están derribando las estructuras arcaicas que dictan las normas de la política tradicional, que incluso se ha apoderado de los espacios nacionales, populares y en algún tiempo revolucionario.

En este espacio de LIBERACIÓN creemos hacerlo en ese sentido, desde todos los ámbitos tratamos de traer propuestas, desde el análisis histórico al económico, sin hacer faltar la opinión política y la artística. Con nuevas formas de actuar, tratamos de contribuir al rescate de la política como medio de transformación. La investigación, la propuesta legislativa, las acciones públicas, iniciativas que activen la participación y presión social y todo aquello que sirva para romper el círculo vicioso que distancia a la política del pueblo.

Otro dato relevante es que intentamos que los nuevos paradigmas comunicacionales, las redes e internet no nos alejen de la cooperación y el afecto. En lugar de la burocratización e imposición, la creatividad y empatía.

Siempre con compromiso militante, aportando desde donde podemos sin pedir canonjías, premios ni candidaturas. Solo por el Movimiento, para construir o marchar en el camino de una patria más justa, más libre, más soberana.-