Volver a la tapa

BULLRICH NO ESTÁ SOLA, «CAMBIEMOS» LA ACOMPAÑA

La propuesta de Patricia Bullrich de entregar las Islas Malvinas muestra la verdadera cara de la estrategia macrista respecto a la política internacional que pretenden para la Argentina y su poco interés en la soberanía.

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar
Logo

La presidenta del PRO y quien implementa en la alianza Cambiemos las políticas indicadas por Mauricio Macri, nos vuelve a mostrar la peor cara del proceso desmalvinizador que debimos soportar en los cuatro años de su gobierno.

La Constitución Nacional vigente desde el año 1994, que evidentemente Bullrich desconoce o poco le importa, expresa en su Disposición Transitoria Primera que “la Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino.”

El Canciller Felipe Solá dijo: «la frase brutal de Bullrich sobre Malvinas es coherente con lo que hizo su gobierno. Política de entrega y sumisión, desprecio por nuestras causas nacionales. Olvido imperdonable del sacrificio de los 649 héroes argentinos que quedaron allá. ¿Bullrich no tiene Patria?”.

Así es Ministro, tal cual: Bullrich no tiene Patria, ni ideología ni bandera por más que recurrentemente se envuelva en ella con una cacerola en la mano donde seguramente nunca cocinó una sopa.

Lo manifestado por la presidenta del PRO, no es un hecho aislado, sino que convalida lo que vinieron haciendo mientras fueron gobierno, desde antes y lo sostienen hoy. “Política de entrega y sumisión, desprecio por nuestras causas nacionales”. Veamos.

Aguad, el milico

Oscar Aguad fue el único convencional constituyente que en 1994 votó en contra de la cláusula transitoria que transcribimos más arriba. El mismo Aguad, en ese momento convencional por la UCR, que luego fue delegado interventor en Corrientes, el de los 40 “palos verdes”, el que nos dejó a Colombi, luego Diputado nacional, Presidente del Bloque UCR, Ministro de Comunicaciones de Macri del que salió por el escándalo del Correo, pero fue premiado con el Ministerio de Defensa, período en el cual se hundió el ARA San Juan con un saldo de 44 desaparecidos/muertos, a los que había dejado sin ART. Este Aguad amigo de toda la cúpula militar dictatorial, a tal punto que en Córdoba se lo conoce como el milico.

Cambiemos y su compromiso para derogar la ley 26.659

La Argentina hizo una presentación ante la Convención del Mar de la ONU, avalada por científicos del CONICET y del Instituto Antártico Argentino, detallando que la plataforma continental incluye a las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur.

La elaboración de este trabajo que empezó en 1997 y terminó en el 2009, fue realizada por un comité de expertos y de científicos que fueron convocados por la ONU en el marco de la Convención del Mar cuando validó esa presentación argentina.

En el año 2011 se sancionó ley 26.659 (modificada en 2013) referida a las condiciones para la exploración y explotación de hidrocarburos en plataforma continental argentina, por la cual se sanciona a las empresas que operan en nuestro mar continental y en la zona económica exclusiva que incluye a las Malvinas, con licencia otorgada por el gobierno colonial instalado en las islas.

El objetivo primordial de esta ley fue proteger los intereses nacionales ante el atropello a la soberanía nacional registrado por varias petroleras internacionales que exploran hidrocarburos en aguas circundantes a Malvinas, sin autorización del gobierno nacional.

En el 2016 se realizó el mini Davos, en ese momento la Cancillería estaba a cargo de Susana Malcorra, la cual firmó un acta acuerdo que se conoce como el acuerdo Foradori- Duncan porque eran los dos vice cancilleres, en la que se pone la soberanía bajo un paraguas y no se discute. Lo peligroso de este acuerdo es que el gobierno de Macri se compromete a remover los obstáculos legales para que los recursos naturales de Malvinas puedan ser aprovechados para la subsistencia de las propias islas. Es decir que se comprometió a derogar la ley que penaliza la explotación de los recursos naturales de la plataforma continental.

Macri le decía al Reino Unido que Malvinas sólo servía para perder plata

El General Martín Balza desnudó una charla de 2015 con «una inobjetable fuente diplomática británica» en la que, surgió que meses antes de llegar a la Presidencia, el líder del PRO seguía cuestionando «la reivindicación de la soberanía de Malvinas» porque sólo servía para subir «el déficit fiscal”.

En Corrientes

Bullrich visitó Corrientes para presentar su libro “Guerra sin cuartel”. Esta expresión que significa «lucha a muerte» no es de uso frecuente en la vida política, términos similares usó el dictador Videla como “Disposición Final”, título del libro de C. Reato. Todas las convenciones del mundo condenan su uso por su significado violento innecesario, que lleva a pensar en destrucción y crueldad.

Mientras todas las organizaciones gremiales y de derechos humanos de Corrientes la declararon persona no grata, el Gobernador Valdés la recibía en su despacho ofrendándole un regalo. Pudo haber no estado, viajado o tener problemas de agenda.

Estos breves ejemplos muestran que la política del Frente de derecha en la Argentina, es absolutamente coincidente con los dichos de una de sus jefas. No les importa la soberanía, ni las muertes de los soldados malvineros. Ni las muertes por Covid. No les importa nada, sólo el poder.