Volver a la tapa

BRASIL: LULA EL GRAN JUGADOR

Foto del Autor
Por Revista Liberación
editorial@revistaliberacion.com.ar
Logo

La anulación de las condenas contra Luiz Inácio Lula da Silva por parte de un juez de la Corte Suprema de Justicia alteró un escenario político del Brasil ya atravesado por la crisis y la incertidumbre. El ex-presidente se proyecta nuevamente como el gran referente popular frente al desgobierno del derechista Bolsonaro. El líder izquierdista sacude el tablero político mientras crece el rechazo al presidente por su nefasta gestión de la pandemia.

Sin embargo, pensar que el Presidente Brasilero asumido en 2018 y con mandato hasta fin de 2022, se va a entregar pacíficamente al juego democrático, es un error que se paga con la libertad y en muchos casos hasta con la vida. Si hay hoy en Brasil un político que desprecie la libertad es Bolsonaro, cuyo vocabulario está repleto de palabras como golpe, dictadura, guerra contra la libertad de expresión y persecución de los derechos humanos. De guerra contra la libertad de las personas de escoger sus preferencias sexuales y de negar que los diferentes tengan derecho a su libertad de serlo. La palabra libertad en boca del negacionista y genocida nace ya podrida y corrompida.

Lula dejó el poder el 1 de enero de 2011 con un 83% de aprobación y 4% de desaprobación, según reconocidas encuestas. No es necesario volver sobre los tantas veces mencionados logros de su gestión. Los millones que salieron de la pobreza, la sexta economía mundial, la clasificación de Brasil como país emergente. Sin embargo, el regreso de Lula al poder es posible, pero está lejos de ser sencillo.

El Capitán Bolsonaro, tiene encuadradas a las Fuerzas Armadas, que lejos están de ser garantías de imparcialidad. Cualquier ensayo autocrático es posible y ya el Presidente lo ha dicho, quiere quedarse y hará cualquier cosa para ello. Lula con su vasta experiencia y trayectoria lo sabe, solo El podrá evitar el derrumbe del gigante latinoamericano. La derecha no le facilitará nada, intentarán meterlo preso nuevamente, lo acosarán por todos lados. Si triunfa la memoria Lula gobernará Brasil en 2022, sino veremos su ruina.